Los colores más atractivos para vender una casa

Los colores más atractivos para vender una casa

¿Conoces la psicología del color? Esta es una de las grandes técnicas de marketing y de ventas de casas y locales, y forma parte del home staging, la estrategia de mejorar estéticamente una vivienda y hacerla más atractiva a sus futuros compradores.

Los colores de la casa van a ser fundamentales en la primera impresión de tus clientes. El Home Staging no es solo decorar la casa, sino aprovechar todos los recursos que esta tiene para que brille y que la persona que la visite quiera vivir en ella.

¿Pintar la casa para hacerla más atractiva?

No solo influyen los colores, sino el óptimo estado de la pintura. No vas a poder dar una buena impresión de la casa que quieres vender si las paredes tienen desconchones, los techos están agrietados, y puertas o ventanas lucen manchas o restos de suciedad. El mal estado de la pintura resta mucho, así que elige los colores con los que vas a renovar la estancia y da nuevas manos de pintura.

Tienes que conseguir que la vivienda se vea en muy buen estado, para que la persona interesada pueda visualizarse alojándose allí. Con nuestros siguientes consejos, podrás elegir colores que den sensación de amplitud y de hogar.

Colores atractivos según quién compra

Igual que ninguna casa es igual a otra, ningún comprador es igual a otro. En marketing es clave que atiendas al perfil del cliente. Si la casa que tratas de vender o alquilar se dirige a jóvenes estudiantes, lo ideal es utilizar tonos blancos con pequeños destellos llamativos de rojos o verdes en cojines o paredes. Esto le dará un ambiente coqueto, minimalista y moderno.

En contraposición, la gente más mayor se suele decantar más por colores neutros y una tonalidad suave y pastel, con un aura más acogedora.

Por supuesto, la idoneidad de los colores también depende de la propia estructura y arquitectura de las habitaciones y el edificio.

La iluminación y el atractivo del color blanco

En Home Staging, menos es más. No estamos decorando o personalizando una estancia, sino que estamos creando un ambiente neutro, que apele a la mayor cantidad de personas posibles, no a un perfil concreto y específico. De ahí que el color blanco sea un caballo ganador a nivel de sensaciones. Será después cuando el inquilino elija cómo distribuir el mobiliario y adaptar la casa.

El color blanco también es atractivo porque es un color limpio que estimula la luz natural. Una buena iluminación puede ser la diferencia clave entre vender o no la vivienda. Los espacios iluminados dan bienestar y aumentan a nivel visual la amplitud del interior. Si la casa es pequeña y está llena de sombras y esquinas oscuras, puedes colocar focos de luz artificial blanca, no cálida, en rincones estratégicos, y cortinas blancas y livianas.

Beiges, colores pastel y detalles llamativos

Las tonalidades del gris y del crema sugieren sensaciones muy parecidas al blanco. Los tonos pastel son frescos y provocan paz y tranquilidad. Sin embargo, también es importante añadir detalles coloridos para que la estancia no quede tan sosa y homogénea y llame la atención a los potenciales compradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *