¿Cómo elegir un color que pegue con mi decoración?

La pintura juega un papel fundamental en la decoración del hogar. Las tendencias han ido cambiando mucho con el paso del tiempo y los tonos que se llevaban antes, hoy no se nos pasaría por la cabeza usarlos.  Hay quienes dicen que lo importante son los muebles y los objetos decorativos, y que podemos elegir la pintura de pared que deseemos, pero las estancias de revista, ese estilo que todos queremos en casa, dejan ver lo contrario.  Los colores que elijamos en la pared pueden aportar amplitud o empequeñecer el espacio. Por tanto, al contrario de la opinión de muchos, los colores de las paredes sí tienen mucho que decir. Veamos algunos consejos para elegir los adecuados.  Cómo elegir bien el color de las paredes Si nuestra casa es pequeña, lo más recomendable son los tonos neutros y suaves que no solo aporten luminosidad, sino también amplitud. Como también aportan frescura, quedan muy bien con decoración juvenil como la marina o el vintage romántico.  Los colores oscuros quedarán muy bien en habitaciones grandes, aunque se estila mucho pintar solo una pared de oscuro y combinar con otro color mucho más claro pero de la misma gama.  ¿Y si tenemos techos bajos? Pues entonces hay que pintarlos en tonos blanco y muy claros al igual que las paredes para que no haya cortes divisorios y parezcan un único espacio.  Para los techos altos está muy de moda el color negro, aunque si te decides por él, asegúrate de que entra mucha luz natural en tu estancia. Esto siempre y cuando quieras destacar su altura. Si lo que prefieres es que parezcan más bajos, entonces elige tonos claros que los ‘bajarán’ visualmente. Por qué es importante elegir bien el color Los colores tienen una gran importancia en la decoración del hogar pues permiten corregir, separar, conectar o potenciar los espacios. ¿Cómo logramos algunos de estos efectos? Por ejemplo:  Si quieres que una habitación cambie por completo, pinta una pared de un color y el resto de otras. Esto es útil por ejemplo en habitaciones o pasillos largos. Pintando una pared oscura al final de estos se puede acortar visualmente la distancia.  Los colores nos ayudan a potenciar lo que queremos destacar. Por ejemplo, molduras en el techo, una puerta rústica o una ventana de madera.  Si tienes suelos de madera y quieres que destaquen, los tonos neutros y fríos permitirán que sea el protagonista de la casa.  Si quieres separar espacios, usa tonos diferentes en cada uno, tanto en paredes como en los textiles.  Como ves, el color tiene mucha importancia en la decoración. Si es así con los textiles y los muebles, ¿por qué iba a ser menos con el color de las paredes? Pues bien, recuerda que cuando hayas elegido el que mejor vaya a tu estancia, jugar con los textiles permitirá ganar la visibilidad en el espacio que tanto deseas. ¡Manos a la obra!

La pintura juega un papel fundamental en la decoración del hogar. Las tendencias han ido cambiando mucho con el paso del tiempo y los tonos que se llevaban antes, hoy no se nos pasaría por la cabeza usarlos.

Hay quienes dicen que lo importante son los muebles y los objetos decorativos, y que podemos elegir la pintura de pared que deseemos, pero las estancias de revista, ese estilo que todos queremos en casa, dejan ver lo contrario.

Los colores que elijamos en la pared pueden aportar amplitud o empequeñecer el espacio. Por tanto, al contrario de la opinión de muchos, los colores de las paredes sí tienen mucho que decir. Veamos algunos consejos para elegir los adecuados.

Cómo elegir bien el color de las paredes

Si nuestra casa es pequeña, lo más recomendable son los tonos neutros y suaves que no solo aporten luminosidad, sino también amplitud. Como también aportan frescura, quedan muy bien con decoración juvenil como la marina o el vintage romántico.

Los colores oscuros quedarán muy bien en habitaciones grandes, aunque se estila mucho pintar solo una pared de oscuro y combinar con otro color mucho más claro pero de la misma gama.

¿Y si tenemos techos bajos? Pues entonces hay que pintarlos en tonos blanco y muy claros al igual que las paredes para que no haya cortes divisorios y parezcan un único espacio.

Para los techos altos está muy de moda el color negro, aunque si te decides por él, asegúrate de que entra mucha luz natural en tu estancia. Esto siempre y cuando quieras destacar su altura. Si lo que prefieres es que parezcan más bajos, entonces elige tonos claros que los ‘bajarán’ visualmente.

Por qué es importante elegir bien el color

Los colores tienen una gran importancia en la decoración del hogar pues permiten corregir, separar, conectar o potenciar los espacios. ¿Cómo logramos algunos de estos efectos? Por ejemplo:

  • Si quieres que una habitación cambie por completo, pinta una pared de un color y el resto de otras. Esto es útil por ejemplo en habitaciones o pasillos largos. Pintando una pared oscura al final de estos se puede acortar visualmente la distancia.
  • Los colores nos ayudan a potenciar lo que queremos destacar. Por ejemplo, molduras en el techo, una puerta rústica o una ventana de madera.
  • Si tienes suelos de madera y quieres que destaquen, los tonos neutros y fríos permitirán que sea el protagonista de la casa.
  • Si quieres separar espacios, usa tonos diferentes en cada uno, tanto en paredes como en los textiles.

Como ves, el color tiene mucha importancia en la decoración. Si es así con los textiles y los muebles, ¿por qué iba a ser menos con el color de las paredes? Pues bien, recuerda que cuando hayas elegido el que mejor vaya a tu estancia, jugar con los textiles permitirá ganar la visibilidad en el espacio que tanto deseas. ¡Manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *